Padres, jugadores y cuerpo técnico han hecho piña más que nunca durante este fin de semana para dar rienda suelta a las celebraciones por el campeonato de liga conseguido por el equipo Infantil A de la Escuela de Fútbol Municipal Atlètic Turís.
Además la temporada acabó en el municipal de Turís con victoria por 4 goles a 0 de los de Miguel Ruiz, el entrenador que ha acabado en volandas por parte de los padres. Los números son de vértigo y avalan el buen hacer de este grupo, a la vez que lo hacen temer. A saber: veintiocho victorias, un empate y sólo una derrota.
El director de la escuela, Juan Iranzo, explica que tras dar continuidad al proyecto del año pasado “hemos dado continuidad y hemos podido  mejorar con respecto a la pasada campaña”.
El Concejal de Deporte Base, Gabriel Hervàs, también ha manifestado su satisfacción. “Estos resultados no sólo incrementan el prestigio de la escuela, sirven también para animar e incentivar a todos los alumnos porque comprueban que con un buen trabajo se pueden conseguir metas que parecen difíciles de alcanzar”
Respecto al triunfo del Infantil A “todos nos sentimos orgullosos y llenos de felicidad por ver como el nombre de la escuela va cogiendo impulso, viendo cada vez más niños apuntados a la escuela y más equipos”, comenta Juan Iranzo.
Para la próxima campaña la escuela se ha centrado en lograr poner en marcha un equipo juvenil “en el cual llevamos meses trabajando y tenemos mucha ilusión puesta”.
Iranzo también destaca la “implicación” de los entrenadores a la hora de trabajar con una misma metodología y “poder transmitir una misma filosofía a todos los equipos de la escuela”.
“Respecto a los padres, madres y familiares no me canso de decirlo”, continua el director de la escuela de fútbol, “y es que muchas veces vemos en los campos de fútbol insultos al árbitro, o críticas a los entrenadores por algún cambio, o incluso hacer de papas entrenadores, y sinceramente aquí en Turís cada día que pasa, cada partido, me voy con una satisfacción enorme por ver el comportamiento, la educación y sobre todo el respeto  con la que nuestros padres y madres que vienen a ver sus hijos”.
Desde las escuela también se quiere felicitar  “a mi cuerpo técnico por todo el trabajo desarrollado y a todas las categorías porque la temporada se acaba y son muchas tardes rodeados de ellos,  mirándoles a la cara y viendo sus caras de felicidad por jugar al fútbol,  tardes de lluvia, de frio, de calor… pero ellos nunca fallan y ese es el camino para seguir creciendo y mejorando”, explica un orgulloso director.