Nacho Lozano y Jordi Blázquez garantizan goles y buen fútbol en el Beltrán Báguena

392

El Club Deportivo Buñol ha apostado por la solvencia en la zona de ataque. Así, la entidad se ha hecho con los servicios de Nacho Lozano, Pichichi de Preferente la temporada pasada, y de Jordi Blázquez, uno de los volantes más talentosos de la categoría.

Lozano es un auténtico “killer”. No en vano, el pasado año marcó la increíble cifra de 36 goles, a los que hay que añadir otros dos tantos anotados en la Promoción de Ascenso disputada con el Ribarroja. Equipos como el Huracán (al que marcó un hat-trick) o el San Marcelino (al que endosó nada menos que un póquer de goles) pueden atestiguar su efectividad.

Además de su tremendo olfato goleador, Nacho aportará una gran dosis de experiencia y conocimiento de la categoría, ya que cuenta con una dilatada carrera en equipos como el Torre Levante, Alboraya, San Marcelino, Juventud-Barrio del Cristo o Ribarroja, club este último en el que ha militado las dos últimas temporadas.

Otro de los nombres propios es el de Jordi Blázquez. Estamos ante un jugador rápido, discreto, resolutivo, talentoso, responsable y trabajador que pasó 11 años en las categorías inferiores del Valencia, llegando a militar en el Juvenil de División de Honor y en el Mestalla. Blázquez ha tenido la oportunidad de compartir vestuario con jugadores de la talla de Isco y Alcácer.

Mediapunta de enorme talento y visión de juego, cuenta con experiencia en categorías muy superiores, tras haber pasado por equipos como Denia y Roda en 2ªB y Catarroja y Saguntino en 3ª División. Posteriormente, llegó a Paiporta para salvar al equipo del descenso. Y no solamente lo salvó, sino que dos temporadas después lo llevó a un histórico ascenso a Tercera tras haberse proclamado campeón de liga. Esta última temporada ha estado peleando, hasta el último momento, por llevar al Utiel a la Promoción de Ascenso a categoría nacional.

jordi-blazquez

Publi--1024x392