Enrique Gil: “Las federaciones deberían implicarse más en las revisiones médicas”

150

La actividad física es ciertamente recomendable a cualquier edad, pero sobre todo en etapas de crecimiento. No en vano, son muchos los niños y jóvenes que practican diferentes disciplinas. Y lo hacen con la entrega e ilusión propia de la edad. Sin embargo, en los últimos años se ha instaurado el temor a una muerte repentina de nuestros deportistas. En este punto, es donde adquiere especial significado la prevención.

Enrique Gil, Pediatra especializado en cardiología Infantil que trabaja en el Hospital Rey Don Jaime y Hospital General de Castellón, se muestra categórico sobre las revisiones que se realizan a los deportistas en la actualidad. Como nos comenta, “en muchos casos son insuficientes”.

Según explica, las medidas preventivas deberían completarse con un electrocardiograma y con el historial de antecedentes familiares. No en vano, ambos aportan información importantísima al facultativo. Además, sería oportuno realizar una ecocardiografía no invasiva a fin de ampliar los datos sobre la capacidad física.

“Aunque no debemos alarmar a la población, pues la incidencia de la muerte súbita entre deportistas menores de 35 años es muy baja, lo cierto es que hay que mejorar la prevención. Afortunadamente, los padres cada día toman más conciencia sobre el asunto. Así, las federaciones deberían implicarse más. En este punto, es oportuno aclarar que la ley de 2013 deja en manos de estos organismos la realización de los reconocimientos médicos. La Ley no obliga a hacerlos de una determinada forma”, explica el doctor.

A pesar de los esfuerzos para evitar la muerte súbita entre los jóvenes deportistas, lo cierto es que hay casos en los que es complicado, “ya que el primer síntoma que se manifiesta es la propia muerte”.

Lejos de frenar el ímpetu de quienes gustan del deporte, el doctor Gil apuesta por incentivarlo, pero siempre con los controles y medidas preventivas que sean oportunas. Todo ello dependiendo de la disciplina y de la intensidad con la que se practica.