La macastrera Alba Acevedo y el joven Érik Ponce se confirman como dos de las perlas del Baile Deportivo valenciano

945

Su refrescante mirada, su elasticidad y su elegancia de movimientos convierten a la jovencísima Alba Acevedo (Macastre) en una de las perlas del Baile Deportivo Valenciano. Con apenas 12 años ha conseguido acumular un bagaje ciertamente envidiable junto a su pareja Érik Ponce, otra de las jóvenes promesas que se forma en el Club de Baile Deportivo Hermanos Agramunt.

Como nos comentan quienes les siguen más de cerca, Alba y Érik son una pareja que, a pesar de su corta edad, tienen claro que el baile es una parte muy importante de su vida. Su formación está dirigida por David y Aida, quienes tienen por delante la impagable tarea de pulir dos diamantes de una disciplina deportiva ciertamente exigente.

La pareja destaca por su implicación y trabajo, pues tienen claro que todo esfuerzo tiene su recompensa. No en vano, dedican muchas horas a la semana a prepararse y crecer como bailarines.

De su extenso currículum podemos destacar: la quinta posición en el Campeonato C.V 10 Bailes 2018; la segunda posición en la modalidad combinada Standard y Latinos en el Open de Nules, la tercera en la misma modalidad en el Trofeo Ciudad de Valencia, el tercer puesto en el II Trofeo Villaitana, otro tercer eso en Marina D’Or, la segunda plaza en el XIV Trofeo de La Pobla de Vallbona, la segunda también en el Trofeo Ciudad de Aldaia, así como la segunda posición en la modalidad Combinada Júnior 1 T1 y ganadores de todos los bailes Standards en el VI Trofeo de Risa Roja del Turia. Además, el pasado fin de semana compitieron en Zaragoza; cita en la que se proclamaron campeones en su categoría Júnior 1 T1.

El próximo puente de diciembre participarán en el Campeonato de España y Promoción en Guadalajara. Si consiguen subir al podio, ascenderán automáticamente a Categoría C.