El chestano Juan Carlos García completó a principios de mes la Transgrancanaria 2020

228

El chestano Juan Carlos García participó el pasado 6 de marzo en la Transgrancanaria 2020, una de las carreras pioneras en la larga distancia, con un recorrido de 128km y un desnivel positivo de D+7500m. La carrera parte desde la propia playa de las Canteras en la parte norte de la isla de Gran Canaria, recorriendo toda la parte montañosa central de la isla y finalizando en el bonito enclave de la playa, dunas y faro de Maspalomas.

El chestano afirma que llegaba a esta prueba sin mucha esperanza, ya que una extraña micro-rotura de estrés en el peroné que afectaba al nervio le tuvo prácticamente mes y medio sin poder correr, solo entrenando a base de máquina elíptica. De hecho, el fisio le indicó que intentara llegar a la carrera para probar hasta dónde llegaba sin molestias.

«Así hicimos. Sin probar a correr hasta el momento de salida, el viernes a las 23h se dió la salida desde la playa, muy espectacular todo corriendo por la propia arena de la playa con un gran ambiente. Pronto en la noche ya se dejan las zonas de costa y la carrera se encara hacia la parte central de la isla, a base de barrancos muy pedregosos y técnicos y subidas y bajadas muy muy empinadas. Las molestias y la zona lesionada se quedan simplemente en una extraña sensación pero que no impide en absoluto avanzar. Por la noche, en la parte norte, la humedad es considerable con ligera llovizna y un frío muy notable de unos 5º, siendo este uno de los grandes contrastes de la carrera que es la variación térmica. Se pasan por pueblos muy bonitos como Arucas o Teror donde abunda la vegetación. La carrera cambia a la salida de Fontanales, y bajada a la espectacular presa de los Perez, donde ya pilla amaneciendo y comienzan a subir de inmediato las temperaturas. El tramo más bello es quizás la zona del espacio protegido de Tamabada donde ya comienza a verse el Roque Noble que es el emblema de la isla y la carrera. En estos momentos la temperatura empieza a superar los 30º. Sobre todo tras el paso de las poblaciones de Artenara y Tejeda (uno de los pueblos más bonitos de España). La tremenda subida al Roque Nublo por un barranco con más de 30º agota, pero se sube razonablemente bien», afirma.

«Con más de 90km, es el momento de afrontar la parte final, que es una larga bajada con pequeñas subidas por la zona más “desértica” y pedregosa de la isla. Es en este momento donde acuse la falta de preparación de carrera y entrenamiento en montaña y donde me quedé sin piernas, por lo que en ese momento simplemente me tocó avanzar muy muy lento hacia meta. Unas bajadas muy técnicas, empinadas y peligrosas hacia la población de Ayagaures, más un barranco lleno de cantos rodados hacían el avance lentísimo. El cansancio a su vez hacía que apareciesen algo más acusadas las sensaciones en la zona de la lesión por lo que aun más si cabe se realentizó el ritmo, pero finalmente, por la noche se conseguía llegar a la meta en Maspalomas. Quién lo hubiese dicho tras presentarse en la salida a probar. Ahora toca reponerse totalmente de la lesión y a por nuevos planes futuros», añade.

Debido a la situación actual del coronavirus, Juan Carlos recomienda hacer caso a las autoridades y quedarse en casa hasta que se revierta esta situación. «Ya tendremos tiempo de volver a disfrutar de las montañas cuando todo vuelva a la normalidad. Seamos todos responsables», concluye.